viernes, 20 de julio de 2007

La gente no piensa

Hoy en día la gente usa mucho la cabeza, pero no piensa, porque, a pesar de que en la escuela, en el trabajo y en la vida ocupamos nuestra mente, no pensamos, no nos detenemos en lo que hicimos o lo que vamos a hacer, simplemente hacemos y por eso, luego no podemos apreciar los buenos momentos o no podemos detenernos a disfrutar lo que hicimos.

Mucha gente
tampoco quiere pensar porque si se detiene en esto, se da cuenta de que hoy en día el mundo en general está mal, hay guerras en todos lados, hay hambre, pobreza, miseria, sufrimiento, demasiado.

Pero no deteniéndonos a pensar estamos ignorando lo que pasa y no lo vamos a poder cambiar. Además, la gente que no piensa tampoco puede ver lo lindo de la vida, como la familia, las amistades, ¿cuánto más?

Mucha gente
tampoco piensa para no ver su realidad: que no tiene dinero o trabajo o que está solo. Y encima ahora hay miles de maneras de no pensar: la TV nos ¨entretiene¨ para que no pensemos y compremos una vida y una realidad muy diferentes a las de verdad.

Todo lo que tenemos a nuestro alrededor intenta vendernos algo, ya que si uno se pone a mirar se ven carteles publicitarios hasta en los colectivos y tratan de hacernos entender que para ser felices o para encajar en la sociedad hay que tener tal celular o tal auto, usar tal ropa y tener tal figura. Y nosotros buscamos tener todo lo que nos venden y gastamos en todas esas cosas innecesarias y criticamos al que no las tiene y ese que no las tiene acumula una ira hacia los que sí -el repetitivo no soy yo- y entonces, la gente no puede convivir y se generan grandes diferencias y como hay grandes diferencias, se genera más conflicto y discriminación, entre el que tiene porque tiene y el que no, porque no.

Ahora, nadie hace nada para que esto cambie porque nadie se detiene a pensar en lo que está pasando y deja que transcurra la vida sin pensar, para no complicarse, no darse cuenta y, en vez de salir a las calles a ayudar o de intentar cambiar lo que sucede, se queda en su casa viendo “Gran Hermano” para no tener que desocupar su cabeza.

Hoy los medios de comunicación están más interesados en hablar de la relación entre dos personas que están adentro de una casa o de una vedette que se pelea con otra, que de la inseguridad que hay en la Argentina y de los problemas que aquí ocurren. Esto hace que a la gente le importe más el asunto de las vedette que el hambre y la miseria en algunos lugares de la Argentina.

Cuando nos enteramos de lo que sucede, o nos damos cuenta de ello, no decimos que somos nosotros, la sociedad, la que tiene la culpa por no haber prestado atención a esto; decimos que es asunto de otro y le echamos la culpa y salimos a la calle a romper todo para que ese al que le estamos echando la culpa, cambie, y vemos bien que un montón de tipos con las caras tapadas salgan y rompan todo porque el tipo se lo merece, y no pensamos que capaz que el lugar que esos tipos rompieron era donde de una persona como nosotros trabajaba para mantener a su familia.

Queremos que la gente que está en el poder arregle las cosas que pasan y cuando no lo hacen queremos que se vayan, pero nunca pensamos que somos nosotros la sociedad los que tenemos que cambiar y no quedarnos sentados esperando a que alguien venga y nos solucione los problemas.

Esta no solo es una crítica a la sociedad sino que es también una autocrítica, ya que yo soy también un chico que a pesar de que me gusta ayudar y a veces lo hago, otras, como muchos, miro para otra parte; y que, cuando salgo, me olvido de que al llegar a mi casa a la noche va a haber mucha gente que se quede en la calle. Y no hago nada para cambiarlo.

1 comentario:

Martín Gramajo dijo...

Este artículo seria el punto de partida que en su momento tuve para entrar en el pensamiento de izquierda; la caracterización es excelente pero no se muestra el papel del capital para darle un todo con pleno sentido.

"[...]decimos que es asunto de otro y le echamos la culpa y salimos a la calle a romper todo para que ese al que le estamos echando la culpa, cambie y vemos bien que un montón de tipos con las caras tapadas salgan y rompan todo porque el tipo se lo merece y no pensamos que capaz que el lugar que esos tipos rompieron era el del trabajo de una persona como nosotros que trabajaba en ese lugar para mantener a su familia." ¿Sabes para que se tapan las caras? Para que el gas lacrimógeno no cague los pulmones, para que cuando el jefe los vea no los eche del trabajo, para q la policia no los pueda reconocer en otro momento.
Ahora eso esta medrando, pero antes si rompian el supermercado es porque tenian hambre; y si destruian otras cosas era la bronca de toda la m*****. No es el modo, pero es la expresión espontanea de un sentimiento, no es entendible si no se vive. Es hipócrita decir q uno no hubiera echo lo mismo, cada vida tiene una serie de situaciones particulares q la dan forma. (Aclaro q no aplaudo la destrucción irracional de nada)

"Nosotros queremos que la gente que está en el poder arregle las cosas que pasan y cuando no lo hacen queremos que se vayan, pero nunca pensamos que somos nosotros la sociedad los que tenemos que cambiar y no quedarnos sentados esperando a que alguien venga y nos solucione los problemas." Las instituciones no las arregla la gente sola, a lo sumo las tiene que arreglar la gente a traves del estado. La "institucionalidad" estatal implica que sea el estado quien se haga cargo de determinadas cosas, y debe cumplir la funcion para la que (en teoria) fue creado,¿no?. La postura de solucionar problemas fuera del estado es la de las ONG´s, pero estas tienen muchos límites en su accionar por no tener participación en el sistema legislativo por ejemplo. Imaginate lo que hubiera hecho greenpeace en el poder, no hubiera tenido necesidad de ninguna manifestación por el medio ambiente, sino solo tendria que haber ejecutado acciones concretas.
Sin participación política las organizaciones se ven muy limitadas en su accionar.